Diario La Capital – La hipoacusia, un problema frecuente

capitalnatacion_clip_image002

Oir por debajo de lo normal es uno de los problemas de salud crónicos más comunes en el mundo. Puede presentarse en todas las edades, desde el nacimiento hasta la vejez. Se calcula que aproximadamente 17 de cada 1.000 niños y adolescentes menores de 18 años padecen disminución auditiva, una incidencia que aumenta con la edad ya que a partir de los 65 años ya son 314 de cada 1.000 las personas que la sufren. Así lo informaron desde el grupo de trabajo “Fonoaudiología Institucional” (Foin) del Colegio de Fonoaudiólogos de la provincia de Santa Fe 2da. Circunscripción, en el marco del Día de la Audición que se conmemora hoy.

Para alertar a la población el Colegio de Fonoaudiólogos puso en marcha la tercera “Campaña de la Audición”, en sintonía con la Sociedad Panamericana de Otorrinolaringología, con encuestas, difusión de la salud auditiva, riesgo de la pérdida auditiva por la exposición a ruidos intensos y por el uso de Ipod, Mp3 y Mp4. Ayer, en la plaza San Martín de Rosario, se instaló un camión sanitario de San Cristóbal que ofreció la realización de audiometrías y otoscopías gratuitas.

La hipoacusia, según manifestaron desde Foin, es un trastorno caracterizado por la pérdida o disminución de la audición que puede afectar uno o ambos oídos.

Las causas pueden ser hereditarias, por enfermedades contraídas antes o después del nacimiento, exposición prolongada a ruidos intensos, ingesta de medicamentos ototóxicos, traumatismos y malformaciones cráneo faciales.

Existe una ley nacional, que no siempre se cumple, que obliga a que todo niño recién nacido reciba un control auditivo, llamado otoemisiones, que es indoloro, no invasivo y sencillo de realizar que permite advertir tempranamente si hay un problema. Además, aquellos chicos que ingresen a la escuela deben realizarse una audiometría para controlar la salud de sus oídos.

Pero además existen signos y síntomas, dijeron las fonoaudiólogas de Foin, que permiten advertir algún trastorno. Entre otros, mencionaron los siguientes:

♦ Necesidad de elevar, en ambientes habituales, el volumen de la radio, televisión o equipo de música.
♦ Sensación de oídos tapados
♦ Pedido a los interlocutores de que repitan el mensaje oral, o la observación cada vez mayor de sus bocas para comprender lo ♦ que se dice en el diálogo con otros.
♦ Percepción de retumbe en el habla propia
♦ Sentir una molestia exagerada ante ruidos intensos
♦ Presentar zumbidos

“Ante la presencia de síntomas o signos auditivos es importante la consulta otorrinolaringológica. Una vez evaluado el estado del oído, el médico especialista realizará la derivación oportuna al profesional fonoaudiológico, quien se ocupará en los casos necesarios de evaluar la función auditiva a través de la ejecución de pruebas específicas”, señalaron las profesionales.

La disminución de la capacidad de oír correctamente es por lo general gradual e imperceptible. “Sólo mediante controles auditivos periódicos se facilita la detección precoz y el tratamiento”, puntualizaron las fonoaudiólogas.

Conciencia

“Queremos que las personas sean conscientes y que protejan sus oídos contra peligros potenciales”, señalaron desde el Colegio de Fonoaudiólogos. La pérdida de la audición puede hacer la vida insoportable. Deja a las personas incomunicadas de su familia y amigos y hace que la comunicación diaria sea extremadamente difícil.