Altoparlantes lo mataron

Eric Clapton puede quedar sordo por escuchar a gran volumen

Asegura que sus oídos “están arruinados” y que siente “un silbido constante”, producto de tocar durante años frente a parlantes con 100 watts.
12.09.2006

“Fue una locura tocar frente a parlantes con 100 watts de potencia”, admitió Clapton.

Luego de años y años tocando frente a altoparlantes, el cantante y   guitarrista británico Eric Clapton contrajo la enfermedad auditiva “Tinnitus”.

Clapton aseguró que si pudiera retroceder el tiempo habría pedido   bajar el volumen de los altoparlantes durante sus conciertos. “Mis oídos están arruinados, pero si me detengo a escuchar, percibo como un silbido constante en mi oído”, declaró el autor  de Cocaine.

“Probablemente, toqué frente a parlantes con 100 watts de potencia. Fue una locura”, reconoció.

Antes de emprender su carrera como solista, el el guitarrista formó parte de los grupos Bluesbreakers, The Yardbirds, Cream, Derek and the Dominos, Blind Faith, y colaboró en varias oportunidades con los Beatles.

MP3: ¡Peligro! Adolescentes sordos

Escuchar música a más del 60 por ciento del volumen máximo y utilizar reproductores como los MP3 o iPod más de una hora seguida, puede provocar pérdida auditiva y que los jóvenes presenten los problemas de audición de los adultos. Es un problema similar al de algunos músicos de rock, que sufren sordera parcial debido al estruendo de los conciertos.

Por Omar Segura / EFE (Publicado el 16 de julio del 2007).

“Ni poco ni demasiado, todo es cuestión de medida”, dice una conocida canción. La reflexión también se aplica a la electrónica de consumo, cuyos productos alegran y mejoran la vida, pero también pueden complicarla, si se usan mal o en exceso.

Quienes han visto la película coreana de terror “The Host” seguramente recuerdan la escena en que una joven escucha música con su reproductor electrónico, sin percatarse de que la gente  están huyendo a su alrededor ante el ataque de un monstruo, que finalmente engulle a la despistada oyente.

Aunque no abundan los casos en que una persona pierda la vida por escuchar un MP3 o un iPod –salvo cuando va por la calle y  le impide escuchar a un vehículo que se aproxima- cada vez son más frecuentes los casos en que se puede perder la audición.

El MP3 es un reproductor portátil que permite oír música a un volumen que puede llegar a los 112-115 decibelios (dB), más que los que produce un avión cuando despega o el tráfico intenso.

Algo similar ocurre con el iPod, otro dispositivo para escuchar música, el cual en muchos casos se acompaña de auriculares tipo “earbud”, que se introducen dentro del oído, y que en algunos casos pueden llegar a unos niveles acústicos de 120 dB.

Según los expertos, una exposición prolongada a ruidos por encima de los 85 decibelios puede causar traumas auditivos que lesionen el oído interno, mientras que una hora escuchando la música a todo volumen con un reproductor y auriculares, puede causar daños permanentes que reduzcan la capacidad de oír.

La música es el sonido preferido para buena parte de la población, según un sondeo realizado por GAES, que ha puesto en marcha la Campaña “No te olvides de tus oídos”, para la detección precoz de los problemas de audición

CAMINO DE LA SORDERA

Pero si se escucha a volúmenes muy elevados durante un tiempo prolongado puede provocar pérdida auditiva. Es algo que ya se está viendo entre los más jóvenes, quienes están desarrollando problemas de audición que antes eran típicos de los adultos.

Además de las discotecas y los conciertos, ahora deben sumarse los MP3 y los iPod como algunos de los principales responsables. Su tecnología digital Isabel Marant Shoes Online permite subir el volumen hasta los 100dB sin producir distorsiones, y ya hay algunos especialistas que empiezan a hablar de la “sordera del iPod”.

El objetivo de la iniciativa de GAES es recordar a los más jóvenes la importancia de cuidar su audición y explicarles que si escuchan reproductores de MP3 o iPod a un volumen demasiado alto y durante demasiado tiempo se arriesgan a quedarse sordos 30 años antes que la generación de sus padres.
“Los chicos y chicas deben saber lo perjudicial que es oír música a más del 60 por ciento del volumen máximo y utilizar los aparatos de reproducción más de 60 minutos cada vez”, apunta el doctor Javier Gavilán, Jefe de Otorrinolaringología del Hospital La Paz, de Madrid, y asesor de la campaña de GAES.

Los datos son reveladores: una conversación normal alcanza los 60dB, el ruido de tráfico intenso los 85dB, mientras que los MP3 o iPod pueden llegar a los 100dB, el límite establecido en la Unión Europea y equivalente al ruido de un avión al despegar.
“Precisamente, el escuchar música a niveles muy elevados y durante un tiempo prolongado hará que los jóvenes de hoy presenten problemas de audición propios de personas de 70 años, cuando tengan 50 años”, apunta el doctor Gavilán.

No sólo los especialistas médicos alertan de la necesidad de ir con cuidado. Pete Townshend, guitarrista del grupo británico The Who, ha advertido mediante su página web a los jóvenes del peligro de sordera que puede suponer el abuso del iPod, si no bajan el volumen de la música que escuchan.
De hecho, este músico sufre de sordera parcial como resultado de su exposición continuada a música elevada, tanto en conciertos como por el uso de auriculares. Igual que Phil Collins, Eric Clapton, Sting, Neil Young o María Callas, entre otros.